Comparte este artículo:

Existen varios prototipos de casos de corrupción entre particulares, podríamos mencionar por ejemplo, el pago de una comisión al administrador de una empresa para enviar casos a determinada oficina de contadores públicos en detrimento de las otras. También por ejemplo, el jefe de compras que contrata a un precio más elevado y en cantidades innecesarias para obtener un mayor monto de comisión de manos del proveedor.

Mirando al pasado, debemos mencionar el célebre caso alemán de Korkengeld; esto es, un supuesto en el que los representantes alemanes de una marca de champán francés ofrecen a los camareros de diferentes locales 35 pequines por cada botella de su marca de champán vendida (extremo que debía probarse entregando los corchos de las botellas, de ahí el nombre del caso), con el objetivo de que recomendasen su producto y con conocimiento por parte del dueño del negocio. Los representantes de la marca de champán son condenados por el Reichgericht que entiende que con su conducta afectan a la competencia leal.

En el ámbito global queremos presentar dos casos muy sonados en organizaciones internacionales organizaciones no gubernamentales o fundaciones sin “aparente” ánimo de lucro, lo que ha hecho cobrar cada vez más fuerza al planteamiento de que la corrupción en el sector privado se compone de comportamientos desviados de los administradores y cargos directivos.

En primer lugar tenemos el caso del Comité Olímpico Internacional (COI) en la compra de votos para la celebración de los juegos olímpicos de invierno en Salt Lake City de 2002, el comité ético en Utah determinó en un informe de 300 páginas que se entregaron regalos, boletos para Disneyland, becas a los hijos de los delegados del COI.

En segundo lugar, la investigación en pleno desarrollo a la directiva de la FIFA (Federación Internacional de Fútbol Asociado) pero no sin antes recordar que el 11 de julio de 2012, la FIFA publicó documentación del caso ISL (empresa que comercializó los derechos audiovisuales de sus competiciones hasta su quiebra en 2001) que confirma que su ex presidente Joao Havelange y el brasileño Ricardo Teixeira que percibieron sobornos millonarios procedentes de la empresa ISL. Havelange presidente de FIFA entre 1974 y 1998 percibió 1,5 millones de francos suizos en 1997 y Teixeira, yerno del primero dirigió el fútbol brasileño entre 1989 y marzo de 2012, al menos 12,74 millones de francos suizos entre 1992 y 1997.

El 5 de septiembre de 2014, el órgano de instrucción de la Comisión de Ética de la FIFA, presidido por el exfiscal estadounidense Michael J. García, cierra la investigación sobre la concesión de los mundiales 2018 y 2022 con un informe de 350 páginas, de acuerdo a dicho informe se desprende  la existencia de diez fondos desde los que se hicieron pagos y transacciones en metálico por hasta 200.000 dólares a cuentas de los presidentes de 30 asociaciones africanas, además se organizaron banquetes y recepciones para agasajar a esos directivos, en los que se repartieron hasta 400.000 dólares en metálico, y a su vez éstos se comprometen en correos electrónicos a hacer campaña para defender la causa de Catar.

Autor: Alberto Juradowww.aljurado.com