Comparte este artículo:

En cuanto a la tipología del delito de corrupción privada, en primer lugar debemos distinguir que se trata de un delito bilateral es decir donde hay dos partes, quien soborna y el sobornado, por lo que tenemos una Corrupción Privada Activa y otra Pasiva. La primera consiste en prometer, ofrecer o conceder o, de otro lado, recibir, solicitar o aceptar un beneficio o ventaja de cualquier naturaleza no justificados (…), la ventaja debe ser personal y no a favor de la empresa, quedando en todo caso excluidas las ventajas insignificantes o adecuadas socialmente, aquí entramos en el campo de los regalos, tratarse de cualquier ventaja con “capacidad persuasiva suficiente” para que el sujeto incumpla sus obligaciones, tenga o no naturaleza patrimonial

El delito se comete incumpliendo las obligaciones del sobornado que es comúnmente el empleado de la empresa, en la adquisición o venta de mercancías o en la contratación de servicios profesionales, no siendo necesario para su consumación, que el pago o beneficio se haya entregado o recibido o que se haya ocasionado un perjuicio patrimonial para la empresa ya que se configura como un delito de mera actividad.

Como sujetos pasivos o víctimas tenemos a la propia empresa cuando sufre un perjuicio patrimonial adquiriendo o vendiendo bienes o servicios en condiciones desfavorables y las empresas que han desconocido la ventaja para la consecución de un contrato de compra o venta de bienes o servicios, infringiéndose, así, el bien jurídico competencia leal.

Esta conclusión guarda relación con el modelo de incriminación por el que ha apostado nuestro legislador que a nuestro juicio es el modelo Alemán de Protección de la competencia, que plantea la existencia de concurso entre el delito de competencia desleal (corrupción privada) y el de administración desleal.

Esto lo afirmamos en virtud del último aparte del artículo, cuando se involucra al órgano con competencia para la defensa de los derechos socioeconómicos,  entre los cuales se encuentra la competencia.

Autor: Alberto Juradowww.aljurado.com