Comparte este artículo:

Quizás sean los nervios, pero pocas veces falta aquel que bromea acerca de la seguridad del avión y del destino de los pasajeros que viajan, no se ahorran detalles en recordar viejos accidentes incluso en los cuales estuvo involucrada la misma empresa que ofrece el servicio de traslado aéreo que estamos a punto de tomar.

Por otro lado tenemos a los ansiosos que esperano que el tiempo también vuele y para ello usan el celular mientras el avión se encuentra en el aire, excepción hecha en los casos de los nuevos aviones que ofrecen conexión inalámbrica a internet.

Em ambos casos resulta muy importante saber si corremos algún riesgo penal en Venezuela en caso de asumir las mencionadas conductas.

La materia de la seguridad del vuelo y otras, se rige en Venezuela por la Ley de Aeronáutica Civil de 2009, en la cual se rige toda la actividad aeronáutica y se establecen responsabilidades para el transportista aéreo por daños al pasajero, daños al quipaje, carga o correo y también a los explotadores de aeronaves civiles.

De igual manera se mencionan posibles sanciones al Comandante de Aeronaves, por permitir por ejemplo el uso de aparátos de fotografía y tripular el avión en estado de embriaguez o bajo el efecto de sustancias alcohólicas y/o de drogas ilícitas.

Ahora, en cuanto a los bromistas y los ansiosos con el teléfono la Ley dispone que serán sancionados con el pago de 1.000 unidades tributarias quienes:

Interfieran con las comunicaciones aeronáuticas. Pongan en peligro la seguridad del vuelo. Agredan física o verbalmente a cualquier miembro de la tripulación u otro pasajero. Hagan funcionar aparátos electrónicos en contra de lo indicado por la tripulación y  actúen de manera molesta para los otros pasajeros o en contra del decoro y las buenas costumbres.

Finalmente una mención especial para los delitos de lanzamiento de cosas o sustancias nocivas desde un avión que se sanciona con prisión de 6 a 8 años y el de transporte de mercancías peligrosas que tiene asignada una pena de prisión de 8 a 10 años.

Autor: Alberto Jurado aljurado.com