Comparte este artículo:

La Ley contra la Corrupción de 2014, está dirigida principalmente a la salvaguarda del Patrimonio Público, sin embargo en especial en esta última versión se pretende regular la esfera privada, así puede verse con la creación del delito de Corrupción Privada, pero además ya existían delitos que tienen como autor a los particulares, es decir personas que no son funcionarios públicos, estos delitos son los siguientes:

  • Corrupción Propia e Impropia, que se define como aquel acto donde el funcionario público se compromete a recibir dinero por actos de sus funciones por los cuales no se le deba el mismo, en estos casos los particulares que hayan ofrecido el dinero y dádivas a cambio de los actos de corrupción estarán sujetos a la misma pena que los funcionarios públicos.

  • Por el solo hecho de incitar a la comisión de uno de los delitos de Corrupción, el particular será acusado por el delito de Persuación a Corrupción.

  • El concierto con contratista se trata de aquel privado que acuerde con funcionarios la celebración de un contrato que produzca determinado resultado.

  • La persona, que trafique influencias con funcionarios públicos para obtener algún acto beneficio de un acto  propio del mismo, por medio de retardo u omisión.

  • Los representantes o administradores de personas jurídicas, que por actos simulados o fraudulentos, se aprovechen de dinero o bienes dados por órganos públicos en concepto de crédito o aval, serán penados por desviación de valores y créditos.

  • Por el solo hecho de hacerse prometer el dinero otra utilidad, así como entregarlo, se cometerá el delito de participación activa en Corrupción.

  • El soborno en causa criminal ocurre cuando el soborno es dado por el cónyuge o concubino, ascendiente, descendiente o hermano, a favor de un indiciado, procesado o reo.

  • La certificación falsa consiste en que cualquier particular que expida una certificación falsa, destinada a dar fe ante la autoridad o ante particulares, de documento, actas, constancias, antigüedad u otras credenciales, que se utilicen para dañar el patrimonio público. Este caso es típico de los reposos médicos falsos, otorgados por supuestos médicos a los fines de que trabajadores de empresas falten a su jornada de trabajo.

Autor: Alberto Jurado aljurado.com