Corrupción Privada y Corrupción Pública: Frente a Frente

Es difícil de creer pero muchos pensamos que solo existe un problema en Venezuela, que es la Corrupción Privada o Pública, según el informe anual de lucha contra la corrupción de 2009, elaborado por transparencia internacional Se estima que tan sólo en los países en vías de desarrollo y en transición, los políticos y funcionarios gubernamentales corruptos reciben sobornos por un total de entre 20.000 y 40.000 millones de dólares al año, lo que equivale a aproximadamente entre el 20% y el 40% de la ayuda oficial para el desarrollo, por ese motivo seguramente es que en nuestra Latinoamérica son comunes carencias como fallas en los servicios públicos y acceso a bienes y servicios públicos de calidad, entre otros flagelos.

En primer lugar debemos aceptar que la corrupción no es un delito que solo se presenta en la administración pública, sino también en el sector privado y de allí se ha originado la creación de la Corrupción Privada como delito.

Sin embargo no debemos confundir la Corrupción Privada o la corrupción entre particulares con la corrupción pública cometida por particulares, aquí nos referimos a los delitos de soborno a funcionario público,  el desvío de los pagos por contrataciones públicas o el soborno en causa criminal muy común entre nosotros los abogados.

El 60 por ciento de los fraudes son cometidos por personas que trabajaban para las empresas, mientras que el 70 por ciento expresan que son vulnerables a la corrupción. Estos son los principales datos que arroja la encuesta global sobre fraude, encargado por la consultora mundial Kroll que fue realizada a más de 1.200 altos ejecutivos en el mundo.

La encuesta de 2011 encontró que en promedio el fraude le costó a las empresas el 2,1 por ciento de las ganancias en los últimos 12 meses, lo que equivale a una semana de los ingresos en el transcurso de un año. El 18 por ciento de las compañías perdió más de un 4 por ciento de los ingresos de un año por causa del fraude, mientras que 53 empresas, o una cuarta parte de este grupo, perdieron más del 10 por ciento por fraude.

La corrupción es peor en el sector privado que en el público. La afirmación proviene de un empresario que sabe de qué habla. Y al igual que en las entidades oficiales, es el producto de unas redes establecidas que se encargan de favorecer a unos proveedores a cambio de dinero. La única diferencia es que el dinero que se roban no es de impuestos, sino de los accionistas.

Los jefes de compras, los que trabajan en logística, mantenimiento, sistemas, inventarios, bodegaje y los del área financiera, son los más propensos a caer en las tentaciones de los sobornos y la Corrupción Privada. Mientras más grande sea la empresa y más sofisticados sus procesos, mayores niveles de corrupción se presentan. En algunos casos, estos empleos desarrollan redes y métodos de corrupción muy parecidos a los que se observan en el sector público.

Related Posts
Send this to a friend