Comparte este artículo:

Delitos de cuello azul, se reducen a aquellos cometidos por personas que no se encuentran en los estratos altos, sino en los bajos, incluyendo las actividades delictivas, entre otras, de los profesionales liberales, como los médicos, cuando suministran ilícitamente drogas o practican abortos o el asesoramiento que prestan los abogados o contadores en la ejecución de acciones ilícitas o delictivas.

En el año 1939, Edwin Sutherland presentó en la reunión anual de la American Sociological Society celebrada en Filadelfia (Estados Unidos), la definición de “Delito de cuello blanco”, como aquellos ilícitos penalizables cometidos por personas de elevada condición social en el curso o en relación a una actividad profesional, obligando a afrontar ciertos fenómenos de la sociedad capitalista que hasta entonces no se habían tomado en cuenta.

Con este giro que da Sutherland a la Criminología, se impulsarían otras escuelas de pensamiento que pondrían a la sociedad como elemento para investigar. Con Sutherland, el delito ya no era producto de hombres atávicos, gente de clase baja con instintos agresivos hacia un orden social supuestamente ideal.

De igual forma se incluyen las acciones fraudulentas ejecutadas por los profesionales obreros, especialmente en la construcción de viviendas, reparación de autos, electrodomésticos, Etc. Se podría hablar en este caso de un delito ocupacional, en lugar del delito de cuello blanco y que sería el que se comete en el ejercicio de una profesión civil o en estrecha relación con ella, tal como ocurre, con las actividades recién citadas y también con los delitos cometidos por las grandes corporaciones, las prácticas desleales de los comerciantes, así como la corrupción de funcionarios.

Desde el punto de vista del objeto, también abarcaría la adulteración de alimentos y bebidas, los delitos fiscales, aduaneros y monetarios. En realidad, el delito ocupacional se integra dentro de la criminalidad económica, tal como la definió el mismo Sutherland, pues al fin y al cabo son actividades profesionales mercantiles en las que se realizan actos criminales o ilícitos.

Autor: Alberto Jurado aljurado.com