Comparte este artículo:

En lo que atañe a la Responsabilidad de los dueños, socios, accionistas y en general de los jerarcas de las empresas, en cuanto a la ocurrencia de accidentes laborales, debemos mencionar que la LOPCYMAT contiene cuatro tipos penales y un paratipo.

Comenzando por ese último, ese cuerpo legal prevé una proposición que remite la sanción “del funcionario del Inpsasel que perciba dinero, obsequios, dádivas o recompensas con ocasión a los servicios que presta”, al artículo 61 de la Ley Contra la Corrupción.

Asimismo, la LOPCYMAT asocia penas a conductas relacionadas con:

  1. La muerte del trabajador como consecuencia de violaciones graves o muy graves de la normativa legal en materia de seguridad y salud en el trabajo por parte del empleador o sus representantes (Art. 131, Encabezamiento: pena de 8 a 10 años de prisión).

  1. La lesión del trabajador (Discapacidad) cuando la haya ocasionado el empleador o su representante actuando en las mismas circunstancias (Art. 131 primer aparte y números siguientes: penas que van desde los 2 a los 9 años de prisión).

  1. La omisión de información inmediata al INPSASEL de la ocurrencia de un accidente de trabajo en el cual haya fallecido un trabajador (Disposición Transitoria Novena: Pena de 1 a 2 años de prisión) y, finalmente,

  1. El suministro de datos, informaciones o medios de prueba falsos en la declaración formal de los accidentes de trabajo y enfermedades ocupacionales al INPSASEL (Disposición Transitoria Décima: pena de 1 a 2 años de prisión).

En relación, a las personas jurídicas y la responsabilidad penal, al señalar en el aparte in fine del artículo 129, que:

Con independencia de las sanciones que puedan imponerse a las personas jurídicas de acuerdo a lo dispuesto en los artículos precedentes, quienes ejerzan como representantes del empleador o de la empleadora, en caso de culpa, podrán ser imputados penalmente de conformidad con lo dispuesto en la presente Ley.

Finalmente, es necesario aclarar que la LOPCYMAT reconoce expresamente el principio de responsabilidad exclusiva por dolo o culpa, al restringir la responsabilidad del empleador, por accidente de trabajo o enfermedad ocupacional, a los casos en los exista dolo o negligencia de su parte (en ese mismo sentido vid. el Art. 55.15).

Autor: Alberto Jurado aljurado.com