Comparte este artículo:

Específicamente en el caso en el cual el Fiscal Superior del Ministerio Público ratifique la solicitud de sobreseimiento previamente rechazada por el Juez de Control, se establece que éste debe dictarlo obligatoriamente y en ese sentido no era posible interponer recurso de apelación o el recurso de casación en contra de ese decisión porque no se podía obligar a los Fiscales del Ministerio Público a investigar, siendo éstos los titulares del ejercicio de la acción penal en  los delitos perseguibles de oficio o al menos eso se creía hasta que el Tribunal Supremo de Justicia cambió su criterio en el año 2013, estableciendo los supuestos para que proceda el recurso de apelación en aquellas causas en las que se declare el sobreseimiento de la causa.

1.  Cuando el Juez acepta la solicitud de sobreseimiento realizada por el Fiscal encargado de la investigación o lo declare de oficio; en tal caso, no es procedente el recurso de apelación interpuesto por el Ministerio Público, mas sí lo es el ejercido por la víctima, aún cuando no se haya querellado.

2. Cuando el Juez no acepta la solicitud de sobreseimiento, no es procedente el recurso de apelación, puesto que en tal caso deberá remitir las actuaciones al Fiscal Superior para que, mediante pronunciamiento motivado, ratifique o rectifique la petición fiscal.

3. Cuando el Juez, mediante auto, decida sobre el sobreseimiento, una vez obtenida la ratificación del Fiscal Superior, es procedente el recurso de apelación y hasta el de casación, pero solo por la víctima.

Así las cosas, el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela se apartó del criterio que había expresado en el pasado según el cual señalaba que cuando el sobreseimiento de la causa decretado, es producto de la ratificación hecha por el fiscal superior del Ministerio Público la apelación es inadmisible y la casación resulta inoficiosa.

Autor: Alberto Jurado aljurado.com