Comparte este artículo:

A partir del 31 de julio del año 2012, Venezuela inició un proceso de armonización legislativa ya que pasó a incorporarse al Mercado Común del Sur o MERCOSUR, un grupo de intercambio comercial principalmente, que busca a través de una serie de acuerdos comunes, incrementar el intercambio comercial entre los países de la región.

El MERCOSUR, fue creado el 26 de marzo de 1991, se encuentra conformado por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela, teniendo como países asociados a Bolivia, Chile, Colombia, Perú y Ecuador.

Con la incorporación al Mercosur, se adquirieron una nueva serie de responsabilidades en cuanto a la armonización legislativa de Venezuela para adaptarlas a las del Mercosur, en ese sentido se debía realizar una ley para establecer delitos contra la defraudación o menoscabo del interés económico en el ámbito empresarial.

Por ejemplo, en el Protocolo de Defensa de la Competencia del MERCOSUR, dentro del cual existen normas dirigidas a proteger la actividad económica de las empresas, Venezuela no ha establecido como una infracción los actos que tengan por objeto o efecto limitar, restringir, falsear o distorsionar la competencia o el acceso al mercado o que constituyan abuso de posición dominante en el mercado de bienes o servicios.

En este sentido nadie podría afirmar que Venezuela con los delitos previstos en la ley de precios justos impulsó la libre competencia en el ámbito empresarial, ya que se limitó a establecer sanciones a las empresas infractoras, pero nada hizo en relación a aquellas que quieran competir legalmente, ni siquiera con la incorporación del delito de corrupción privada que estableció el delito de La Corrupción Privada en Venezuela, podemos decir que se ajustó al deseo de Mercosur.

Ahora, más allá de las diferencias en la regulación de los delitos de tipo económico en el marco del MERCOSUR y que existen en Venezuela, se coincide en temas de contrabando, boicot, evasión fiscal, evasión aduanera, entre otros, pero aquellos como la competencia desleal que ocurren en la actividad empresarial, son olvidados a pesar de que configuran igualmente daños a la economía.

Autor: Alberto Jurado aljurado.com