Comparte este artículo:

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), en Sala de Casación Penal en fecha 13 de diciembre de 2013, tuvo a bien aclarar la imposibilidad de plantear en el recurso de casación alguna objeción acerca de la condición subjetiva (Inhibición o recusación) de los jueces de alzada, es decir que mediante la casación no puede plantearse la imparcialidad de los jueces, así tenemos que:

“…En relación a la segunda denuncia, los recurrentes argumentaron la violación del artículo 86 (numeral 7) del Código Orgánico Procesal Penal (ahora artículo 89), referido a las causales de inhibición y recusación, para este caso, de los jueces integrantes de la Sala No. 2 de la Corte de Apelaciones del Circuito Judicial Penal del Estado Miranda (extensión Barlovento).

Por ende, revisado como ha sido el fundamento de la presente denuncia, se evidencia que los defensores privados atacan la condición subjetiva de los jueces que conforman la Sala No. 2 de la Corte de Apelaciones del Circuito Judicial Penal del Estado Miranda (extensión Barlovento), específicamente de GLEDYS JOSEFINA CARPIO CHAPARRO y JOSÉ BENITO VISPO LÓPEZ, expresando argumentos propios para la recusación de los mismos, no configurando éstos motivos de casación (falta de aplicación, indebida aplicación o errónea interpretación),incumpliéndose con los requisitos de ley en cuanto a la interposición del recurso de casación, sobre la base del artículo 452 del Código Orgánico Procesal Penal.

Denotándose claramente que la motivación principal de la defensa en este planteamiento, es impugnar a los jueces que conocieron y resolvieron el recurso de apelación, sin atribuirle vicios propios y directos a la decisión recurrida dictada el dieciocho (18) de septiembre de 2013 por la Sala No. 2 de la Corte de Apelaciones del Circuito Judicial Penal del Estado Miranda (extensión Barlovento), lo cual no es posible mediante el recurso de casación, de acuerdo a lo establecido en el artículo 451 del Código Orgánico Procesal Penal.

De ahí que, los recurrentes no pueden procurar que por esta vía, se resuelvan incidencias que debieron ser ejercidas en su oportunidad procesal, ni se revisen situaciones distintas al fallo del tribunal de alzada, ya que desnaturaliza el fin del recurso de casación. Por tanto, se concluye que los alegatos dados en esta denuncia, no encuadran dentro de las condiciones y motivos del recurso casación, contenidos en los citados artículos 451 y 452 del Código Orgánico Procesal Penal.

En consecuencia, la Sala de Casación Penal considera que lo procedente y ajustado a derecho es DESESTIMAR POR MANIFIESTAMENTE INFUDADA la segunda denuncia del presente recurso de casación, de conformidad con el artículo 457 del Código Orgánico Procesal Penal. Así se decide…”.

Autor: Alberto Jurado aljurado.com