Comparte este artículo:

En Venezuela se cuenta con un solo instrumento que para combatir la corrupción que es la Ley contra la Corrupción cuya última reforma ocurrió el año 2014 y aunque esta ley es cierto es aplicable tanto a funcionarios públicos como a los que no lo son, se refiere principalmente al mal manejo del erario público y a las conductas desviadas de los que los manejan.

Además, por una parte las penas por delitos de corrupción pública son muy bajas y no se cumplen  y por otra, el delito de corrupción privada en Venezuela es desconocido hasta por sus propias víctimas que son las empresas.

En España, el Código Penal de 2010 regula la Corrupción entre Particulares, para quien prometa, ofrezca o conceda un beneficio o ventaja de cualquier naturaleza no justificados para que se le favorezca a él o a un tercero frente a otros.

La Ley de Precios Justos de 2012,  se encargó en primer lugar de  la “Corrupción empresarial” o la “Corrupción entre Particulares” copiando casi exactamente el contenido del artículo del código penal español pero con una pena mayor de dos a seis años en el artículo 64.

A finales del 2014, por medio de una habilitación legislativa Nicolás Maduro incluyó en la Ley contra la Corrupción el delito de Corrupción Privada en Venezuela, con el mismo contenido que la Ley de Precios Justos e incluso otorgando facultades sancionatorias al ente de defensa de derechos socio económicos.

La incorporación en la leyes penales de Venezuela del delito de Corrupción entre particulares y del Soborno Transnacional, responde a la obligación adquirida por ese país con la firma de la Convención de la Naciones Unidas contra la Corrupción, y a la influencia de la Ley Norteamericana de Prácticas Corruptas en el Extranjero, también conocida como Foreign Corrupt Practices Act (FCPA).

La Corrupción Pública como la Corrupción Privada son conductas igualmente dañinas para la sociedad,  siendo entonces necesario que desde los mismos entes empresariales se decida firmemente por medio de acciones de buen gobierno corporativo como el Corporate Compliance evitar conductas que puedan afectar a los accionistas y directivos.

Autor: Alberto Jurado aljurado.com