Comparte este artículo:

El delito de blanqueo puede sin ninguna duda incidir en el ejercicio legítimo de la abogacía, por ello es importante distinguir varios supuestos:

En primer lugar en asesoramiento legal, es decir cuando el abogado presta una asesoría jurídica, en este caso se destaca que el abogado como parte de la administración de justicia, tiene el deber de cooperar con ella defendiendo de la mejor manera posible los intereses de sus representados, siempre y cuando los mismo sean lícitos.

En segundo lugar tenemos el caso del abogado que sabe que el cliente le pide información que lo ayude al delito de blanqueo, situación en la cual, el abogado no estaría amparado en la causa de justificación del ejercicio legítimo de una profesión, siendo eventualmente responsable como cómplice.

En tercer lugar, nos referiremos a la ignorancia deliberada o cuando el abogado debería conocer que sus servicios serán utilizados para el delito de blanqueo, caso en el cual como sujeto obligado deberá el abogado realizar el correspondiente aviso de actividad sospecha a las autoridades.

El cuarto supuesto sería cuando el abogado actúa en nombre de su cliente o por cuenta de éste, por ejemplo, en la adquisición de un inmueble, donde deberíamos considerar si el abogado desconocía que se trataba de un negocio que facilitaría el delito de blanqueo, caso en el cual sería irresponsable penalmente o bien tenía pleno conocimiento que se trataba de una operación de blanqueo de capitales, siendo responsable por tal conducta típica.

Por último debemos analizar el caso del abogado defensor del delito de blanqueo, ya que la legislación penal en esta materia, asigna responsabilidad igualmente a los actos para eludir las consecuencias legales del delito de blanqueo, pese a ello no es necesario profundizar necesario para encontrar que tal disposición violentaría el derecho a la defensa del acusado y en relación al abogado defensor sería el ejercicio legítimo del derecho al trabajo como del cumplimiento de un deber cuando hablamos de un defensor público de presos.

Autor: Alberto Jurado aljurado.com