Comparte este artículo:

En Venezuela, son muchas las penurias que debe pasar quien fue víctima de cualquier delito y luego su vehículo fue retenido quedando depositado en un estacionamiento judicial a la orden del Ministerio Público, incluso algunos pagan o les exigen sobornos para evitar que el caso pase a fiscalía, esto porque luego de sufrir la comisión del delito, la víctima tiene que enfrentarse a las condiciones de la legislación que retrasa enormemente la devolución del vehículo a su dueño.

Afortunadamente, sin que esto se cumpla en todos los casos, el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela ha dictaminado que la víctima de un delito no debe pagar los gastos que se hayan originado por el depósito de los vehículos en el estacionamiento judicial, en ese sentido se ha establecido que depositarias judiciales, no podrán cobrar emolumento alguno o ejercer el derecho de retención sobre los bienes depositados, ya que la persona que tiene derecho sobre los mismos no dio origen a la medida de incautación, y por tanto no queda obligada a pagar los gastos del depósito, esto de acuerdo a la Ley Sobre Depósito Judicial.

En todo caso, los gastos que se generen a causa del depósito serán sufragados por el Estado, quien queda obligado a pagarlos como consecuencia de no tener los locales o lugares para tal fin o por resultar éstos insuficientes, y será sólo a éste -el Estado- a quien el depositario tendrá que exigirle el cumplimiento de la obligación relativa al pago por concepto de almacenaje o depósito”. Sala Constitucional  Tribunal Supremo de Justicia, número 2532, 17-09-2003).

El máximo tribunal señaló que constituye una obligación del Estado pagar los gastos causados con ocasión al depósito de bienes pasivos objetos del delito, los cuales deberán ser depositados en lugares o locales destinados a tal fin como un estacionamiento judicial, en razón que el Estado no dispone de esos establecimientos o los mismos son insuficientes, constituyendo obligación para el Estado sufragar los gastos correspondientes, en virtud que la medida de aseguramiento partió de las mismas autoridades gubernamentales, como por ejemplo la policía.

Autor: Alberto Jurado aljurado.com