Comparte este artículo:

El Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela ha informado acerca de la indefensión procesal en cuanto a la ausencia del abogado defensor durante el transcurso del lapso para presentar recurso de apelación, esta ausencia ha podido ocurrir por renuncia o revocatoria del abogado defensor.

Así las cosas, el máximo tribunal ha instruido que los tribunales, a sabiendas de la nueva designación de abogado defensor, debe a los fines de garantizar el derecho a la defensa, suspender el lapso de apelación, hasta tanto no se le tome el debido juramento al nuevo abogado defensor.

En este sentido recordó el contenido del  artículo 49 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela referido al debido proceso, norma constitucional de la cual se desprende el derecho a la defensa que constituye una garantía fundamental del proceso y un elemento esencial para el acatamiento de la garantía genérica del debido proceso, derechos que requieren estar presentes en todas las actuaciones de los distintos órganos del Estado.

Es por ello que de continuar con el lapso para la interposición del recurso de apelación a pesar de tenerse conocimiento acerca de la ausencia de “defensa y asistencia jurídica”, constituye un estado de indefensión total, pues estos no disponían de los medios adecuados para preservar y defender sus derechos fundamentales.

La indefensión procesal ocurre cuando el juez priva o limita a alguna de la partes del libre ejercicio de las garantías constitucionales aplicables al proceso penal.

En efecto, el sistema de garantías previstas en el proceso penal venezolano, obliga a todos los jueces de la República no sólo a velar por la celeridad procesal y asegurar el buen desarrollo del proceso, sino a respetar y asegurar la preeminencia del derecho a la defensa y el debido proceso (control de constitucionalidad) sobre las circunstancias de cada caso, ponderando su probidad, oportunidad y efecto dentro del proceso penal instaurado.

Autor: Alberto Jurado aljurado.com