Comparte este artículo:

Conocer el valor probatorio que se le concede a los documentos electrónicos en juicio, es vital en la sociedad actual, donde el uso de nuevas tecnologías relacionadas con la transmisión de datos es del quehacer cotidiano, al punto de considerarse que los documentos de elaboración electrónica han reemplazado a los documentos tradicionales.

Se concluyó que tanto el documento electrónico como la firma electrónica tienen valor jurídico y probatorio, siendo responsabilidad y obligación de los jueces el apreciarlas y darles el valor y eficacia jurídica que las leyes les otorga. Así, de conformidad con lo establecido en la Ley sobre Mensajes de Datos y Firmas Electrónicas (2001), siempre que se cumplan los requisitos allí establecidos, será plena prueba, como elementos de convicción valorable conforme a las reglas de la sana crítica o tendrá el valor de simple indicio.

En la actualidad, la revolución tecnológica junto con sus micros, minis y macro computadoras, los bancos de datos, las unidades de tratamiento y almacenamiento, la telemática, entre otras, están transformando de manera indudable el mundo, provocando consecuencialmente un gran impacto en la mayor parte de los segmentos socioeconómicos de los países desarrollados y en menor medida en los países en vías de desarrollo. Los inevitables avances tecnológicos han logrado que las computadoras se conviertan en una de las fuerzas más poderosas de la sociedad actual, haciendo posible su uso tanto en organizaciones de todos tamaños, como en los mismos hogares.

Desde hace varios años, la informática jurídica ha permitido un mejor conocimiento de los fenómenos, por lo que muchos juristas, anteriormente escépticos e indiferentes, han encontrado en la computadora un instrumento eficaz para el mejor desarrollo de sus actividades en todos los ámbitos de la vida profesional; más aún, cuando en la actualidad se realizan a diario en los despachos, oficinas, comercios, industrias y hasta en los mismos hogares, documentos que contienen escritos destinados a perdurar en el tiempo, todo ello gracias a la tecnología del hardware y el software, es decir, se desarrollan transacciones realizadas vía internet, fax, contratos informáticos, vía correo electrónico, entre otros.

Sin embargo, uno de los mayores problemas que se presentan en relación con los documentos electrónicos a los que se ha hecho referencia, es respecto a la certeza de los mismos como evidencia o elemento de prueba en el proceso en el cual sea reproducido. Siendo así, el derecho probatorio ha evolucionado a la par de la ciencia, dándole una nueva orientación a los sistemas, constituyendo entonces, la informática un actor de cambio respecto al fenómeno probatorio.

En este sentido, en nuestro país la Ley sobre Mensajes de Datos y Firmas Electrónicas (2001), abrió paso al reconocimiento de las operaciones que se realizan a través de sistemas informáticos, por lo que la presente investigación plantea como objetivo determinar el valor probatorio del documento electrónico y la forma de promoción y reproducción de éstos dentro del proceso civil en relación a los medios de prueba tradicionales.

Autor: Alberto Jurado aljurado.com